Es un procedimiento mixto que permite bajar de peso mediante la restricción de la ingesta de alimentos y la disminución de su absorción.

Con esta intervención la baja de peso está inducida por la formación de una pequeña bolsa gástrica (15 a 20 ml) que restringe la entrada de alimento y por malabsorción secundaria a la exclusión de una porción del intestino delgado.

Tiene una alta efectividad, con pérdida del 60 a 70% del exceso de peso en un año, y una mejoría importante de las enfermedades asociadas -especialmente diabetes mellitus tipo 2. Investigaciones recientes realizadas en diferentes centros del mundo, y también en nuestra red, demuestran que la remisión al año, es decir quienes dejan de usar medicamentos, es de un 80% por ciento y de un 65% después de dos años.

El bypass gástrico se realiza por vía laparoscópica lo que conlleva una serie de beneficios para nuestros pacientes como una menor estadía hospitalaria –dos días- menor dolor postoperatorio, reinserción laboral y realización de actividad física moderada 15 días después.

Este tipo de cirugía está indicada para pacientes con un IMC ≥40 o IMC ≥ a 35 con enfermedades asociadas. Sin embargo, pueden surgir otros tipos de indicaciones quirúrgicas de la evaluación realizada por un equipo multidisciplinario de especialistas.